viernes, 19 de enero de 2018

Este fin de semana se realizarán 240 ferias del campo soberano en el país

Óptica Socialista
Noticias nacionales


Caracas, 19 Ene. AVN
En todo el territorio nacional se realizarán este fin de semana un total de 240 jornadas de la Feria del Campo Soberano, para distribuir alimentos a las familias venezolanas, informó este viernes el ministro de la Defensa y coordinador de la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro (Gmas), Vladimir PadrinoLópez.

Indicó que está previsto que durante el transcurso de enero se efectúen 1.500 ferias de este tipo en todo el país. 

"Como materia complementaria de la Gran Misión Abastecimiento Soberano arrancan 240 Ferias Socialista del Campo Soberano este fin de semana, para irnos a más de 1.500 ferias en todo el territorio nacional", señaló desde el Círculo Militar, donde presentó un reporte de resultados obtenidos en las mesas de trabajos efectuadas con representantes de las principales cadenas de supermercados.

Indicó que ejecutan la planificación establecida con el Ministerio para la Alimentación y el de Agricultura Productiva y Tierras para fortalecer el acceso de las familias venezolanas a los productos de la cesta básica.

La Feria del Campo Soberano busca fortalecer el desarrollo de la economía local y la participación de los productores primarios, que expenden de forma directa sus cosechas, como medida para evitar la especulación en la cadena de distribución.
Fuente: AVN/19/01/18
Compilador. William Castillo Pérez
Foto: Andreína Blanco / Archivo, AVN

Articulo de opinión De vuelta al sabotaje económico: Asamblea Nacional criminaliza el Petro Franco Vielma

Óptica Socialista
Opinión

En sesión del día martes 9 de enero, el parlamento con mayoría opositora criminalizó la existencia y uso de la criptomoneda creada por el Estado venezolano, el Petro.
En un debate signado por aberrante demagogia y constantes alusiones al "sufrimiento de la población venezolana" por las circunstancias económicas del país, diputados de la oposición concluyeron declarar "ilegal" el criptoactivo venezolano. Esta posición en referencia al tema no es sorpresiva. Previo a esta sesión el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, José Guerra, resaltó su descontento al indicar que la creación de una criptomoneda "no puede ser práctico, aplicable y viable para el país".
El diputado Carlos Valero, durante su intervención en la Asamblea Nacional (AN), aseguró que "esta Asamblea le dice al mundo que esa criptomoneda que quiere sacar el Gobierno es ilegal. Y este parlamento va a salir al frente para evitar que la opinión pública caiga en esa trampa".

La ruptura de la confianza

La posición de desacato que aún sostiene la AN de Venezuela frente a los demás poderes del Estado venezolano le mantiene en situación de nulidad de sus actos desde el año 2016. Esto implica que lo resuelto en la referida sesión no tiene efectos en el hecho legislativo ni administrativo. Mediante los mecanismos legislativos de Emergencia Económica implementados por el presidente Nicolás Maduro y avalados por la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el Petro es y será un hecho al contar con el soporte legal correspondiente.
Los actores del antichavismo entienden que sus actos no revisten efectos legales, no obstante, los efectuaron por el potencial impacto que tienen sus actos políticos para boicotear el buen desarrollo de esta moneda virtual. La comunidad global de criptoactivos es una de alta sensibilidad. Está conformada por mineros, inversionistas y empresas que recurren a mecanismos de intercambio digital que se fundamentan en la confianza.
Al criminalizar el Petro, se intenta ahuyentar a la comunidad de criptoactivos. Según la oposición, el respaldo del Petro en activos físicos como el petróleo -mecanismo así planteado para ganar la confianza del mundo de criptoactivos- es un acto ilegal. En el marco de este debate el diputado opositor Jorge Millán declaró: "Cuando vuelva la democracia no se les garantizaría ese activo (petróleo). Esto no es ninguna criptomoneda, es una venta a futuro de petróleo venezolano".
El antichavismo apunta a que el Petro no tenga vitalidad y quede aislado del floresciente auge de las criptomonedas, aunque cuente con un mecanismo abierto blockchain y con el aval de ser una de las pocas que surgen mediante fomento estatal, además de es la única con respaldo físico.
Oposición deslegitima al Petro para generar incertidumbre ante la comunidad criptoactiva

Boicotear la economía

El directorio económico del Gobierno de Venezuela ha insistido en el potencial del Petro para hacer significativas contribuciones a la economía venezolana. El superintendente nacional de la criptomoneda, Carlos Vargas, ha dicho que con la incorporación del Petro y la regulación del mercado de las criptomonedas en Venezuela es posible llegar a generar mensualmente entre 20 y 200 millones de dólares, en un lapso máximo de 24 meses. Esto significa un ingreso de nuevas divisas a la economía mediante vías no convencionales.
También es resaltada la posibilidad de que el Petro pueda convertirse en un referente monetario consolidado que podría incluso atenuar los efectos del dólar paralelo en la economía real.
En el marco de ese debate el diputado opositor Williams Dávila afirmó sin tapujos que el objetivo del Gobierno de Venezuela con el Petro "no es otro sino eludir las sanciones financieras" de EEUU, las cuales legitimó. En efecto, el Gobierno de Venezuela ve en el Petro un mecanismo con gran potencial para transformar su sistema de pagos internacionales, dado que la banca internacional ha activado mecanismos seriamente restrictivos de las compras internacionales del país a consecuencia de las sanciones de la Administración Trump.
El antichavismo luce entonces evidentemente interesado en que recrudezca el ciclo de inestabilidad económica, dado que este ha sido el factor fundamental de su capital político. Recientemente el marcador paralelo Dólar Today desde su cuenta Twitter intentó embaucar a la comunidad venezolana y extranjera de criptoactivos al señalar que "toda persona que comercialize con Petros podría ser sancionada por el gobierno de los Estados Unidos". Un señalamiento insólito, evidentemente falaz y claramente diseñado para deslegitimar al Petro generando incertidumbre.
Frente a estos actos, es determinada y concluyente la posición del antichavismo jugando un rol activo en el cerco y asfixia a la economía venezolana. En abril de 2017 el parlamento venezolano tuvo el rol nefasto -mediante su entonces presidente Julio Borges- de escribir a un grupo de bancos instándoles a no participar en el proceso de monetización de las reservas de oro de Venezuela. Otros diputados como José Guerra se dirigieron a agencias financieras para señalar que si estas emprendían algún mecanismo de apoyo al país, este no sería reconocido por el "próximo" y eventual nuevo gobierno "democrático" a cargo del antichavismo.

La lucha en el frente económico-político

En esencia y con el boicot descarado al Petro, el antichavismo se supera a sí mismo alcanzando cada vez más altos niveles de cinismo. Las constantes referencias de las vocerías opositoras sobre los efectos en la población de la coyuntura económica quedan descolocadas mediante estos actos de evidente sabotaje. No obstante su ambigüedad, que podría calificarse de políticamente perniciosa, sigue bajo la salvaguarda de los mecanismos nacionales e internacionales de la propaganda que insisten en culpar exclusivamente al Gobierno venezolano de los resultados en el terreno de las arremetidas financieras (internas y externas) que sufre la nación.
En el advenimiento de elecciones presidenciales en Venezuela este año, es fundamental reconocer la importancia de la matriz económica en el desarrollo político de los eventos.
La pugna distributiva de bienes esenciales, la especulación a niveles exorbitantes, la incertidumbre económica y el deterioro de las estructuras medulares de la economía, concurren desde diversas direcciones y tanto el chavismo como la oposición quedan sujetos a los desenlaces en estos ámbitos, pues tienen la cualidad de ser factores componentes clave del cuadro completo de la política venezolana.
Fuente: misiónverdad.com/19/01/18
Comp

Aspectos geográficos y militares de la ubicación de Óscar Pérez en el Junquito Por Rubén Castillo

Óptica Socialista
Opinión

El despliegue realizado el día 15 de enero de 2018 por organismos de seguridad del Estado venezolano para neutralizar al grupo terrorista liderado por el piloto y ex funcionario del CICPC Oscar Pérez, arroja como dato inicial que no se trataba de simples "disidentes" o de una resistencia común y corriente, como se nos ha querido vender desde los medios de comunicación opositores.
Los acontecimientos revelan que se encontraba en ciernes una operación a una escala mayor en el aspecto militar, la cual si revisamos con anterioridad, estaban enmarcadas en las mismas acciones que en su momento debían ser llevadas a cabo por Lorent Saleh en 2014. El simple hecho de la localización estratégica donde operaban estos elementos así lo confirma, es por esto que la Operación Gedeón no iba sólo a la captura de un grupo armado que intentó asumir el vacío dejado por la dirigencia política antichavista luego de las derrotas sufridas en 2017, sino al desmantelamiento de una estructura de componente terrorista, hostil, profesional y altamente preparada en el combate asimétrico en espacios confinados.
Estratégicamente cuando una fuerza militar, bien sea regular o irregular, hace suyo un determinado territorio, la ventaja táctica está a su favor. La única manera de neutralizarlos luego de haberlos ubicado, es cortando toda vía de escape y tratar de que la proporción de elementos sea al menos de 10 a 1, disminuyendo así los factores que juegan a favor del grupo subversivo.
Todo indica que no se trataba de una operación de exterminio de esta célula terrorista, de ser así el grupo de acciones especiales posiblemente de la Unidad de Operaciones Especiales de la Armada (quienes participaban en el operativo como refuerzos y flanqueando las salidas marítimas), expertos en este tipo de operaciones, utilizando el factor sorpresa hubiesen entrado en escena. Sin embargo, el grupo a enfrentar venía de conformar parte del aparato de seguridad de Estado venezolano y también tenía conocimiento y entrenamiento en este tipo de combate. Es por esto que se optó por el cerco y la negociación. Solicitar una rendición y evitar en primera instancia un posible enfrentamiento armado, esto fue lo mostrado fijándonos en los videos que circulan a través de las redes sociales. Vemos cómo un convoy conformado por GNB, DIGCIM y Policía Militar, aseguran el área y las posibles rutas de escape, de igual manera la presencia masiva de efectivos de la fuerza pública buscaba inhibir cualquier tentativa de participación de grupos paramilitares que influyen en varias zonas de El Junquito y el estado Vargas.
Según videos recientes del día de ayer, los elementos terroristas, al saberse cercados, inician el enfrentamiento armado y, en el marco de la guerra de redes, dan paso a la propaganda de combate en tiempo real, como ya lo han hecho grupos como Estado Islámico y Al-Qaeda en Siria, Libia e Iraq.
Estos primeros escarceos dan paso a la negociación, como se observa en videos que circulan por redes sociales. En el mismo se puede ver cómo los negociadores y los elementos subversivos indican que ninguno tiene heridos y se les informa que la idea es que todos salgan con vida de esta situación en un "ganar-ganar". Según información oficial, posterior a esto, los negociadores que se encontraban desarmados fueron atacados, lo que ocasionó dos pérdidas fatales y un grupo de heridos dentro de los miembros de la fuerza pública.
El poder de fuego de esta célula demostrado inicialmente, su acción abiertamente criminal en medio de una negociación y la ventaja táctica de encontrarse atrincherados en una vivienda que les permitía tiro franco, obligaba al uso de la FAES, que no teniendo otra opción procedió de acuerdo a los protocolos para este tipo de situaciones.
También es importante recordar algunos eventos anteriores que de una manera u otra justifican las características del despliegue del día lunes 15 de enero por parte del Estado venezolano.
1. El 28 de junio de 2017 es encontrado el helicóptero hurtado por Óscar Pérez en la localidad de Osma, estado Vargas, zona de libre acceso al mar y por donde se presumió en su momento pudo tener una salida clandestina vía marítima fuera de la región capital. Los eventos del día lunes dejan claro que no se trataba de un punto de extracción, al contrario, estaba planificado con el atrincheramiento de una zona ya controlada y a menos de 50 km de la capital de la República.
2. Desde el punto de vista táctico-territorial, la zona de El Junquito a través de la cordillera de la costa, bordeando la localidad de la Colonia Tovar, probablemente estuvo funcionando como base operacional de este grupo terrorista, ya que a través de Catia la Mar, Puerto Cruz y Puerto Maya se tiene un total y libre acceso a esta zona sin la necesidad de usar desplazamiento terrestre. Es por allí donde el apoyo logístico y de movilidad rendiría sus mayores beneficios estratégicos; una máxima de cualquier operación militar es la ventaja sobre el adversario a través del conocimiento y control del territorio.
3. Queda demostrado que la intención nunca fue alejarse de la región capital, y que al revisar la topografía de esa zona, Puerto Maya y Puerto Cruz, eran codiciables para un eventual abastecimiento de armas y una retirada rápida con salida limpia a cualquier punto marítimo donde el control de los organismos de seguridad se hace menos efectivo. También deja en evidencia la protección que ofrece el bosque dentro de la montaña para el desplazamiento terrestre, lo que hace más difícil la localización visual desde el aire de cualquier grupo operando en la zona.
4. La cercanía con las costas del estado Aragua de ambas salidas marítimas, da una ventaja táctica ya que existe la probabilidad de articular con otras bandas paramilitarizadas regentes de la zona, como por ejemplo el Tren de Aragua, que ya desde hace un rato viene haciendo presencia en las diferentes poblaciones de la costa aragüeña.
5. La organización para desplazarse al Fuerte Paramacay, estado Carabobo, y la fácil retirada luego del asalto al cuartel de la GNB en San Pedro de los Altos, estado Miranda, vienen dadas por esta ventaja táctica.
6. La cercanía estratégica con la capital de la República era el elemento vital para la segunda fase de su operación. Recordemos que luego de Paramacay y el fracaso allí ocurrido, el robo de armamento fue direccionado a elementos que presentaban menos resistencia, tal como lo sucedido el pasado día sábado en los patios del Metro de Caracas, estación Las Adjuntas, donde dos GNB que prestaban servicio allí fueron despojados de sus armamentos reglamentarios, lo que deja al aire la siguiente hipótesis: un ataque terrorista inminente a alguna institución dentro de la capital de la República estaba en marcha luego de estar bien abastecidos de armamento, Paramacay ralentizó sus aspiraciones debido a que fueron repelidos de manera efectiva.
7. El trabajo de inteligencia hecho en el territorio demostró que el uso progresivo y diferenciado de la fuerza, con la cantidad de elementos disponibles para su ejecución, no fue desmedida, al contrario fue estimada dadas las circunstancias y los elementos hostiles que allí serían encontrados.
8. Por último y no menos importante es que del kilómetro 16 de El Junquito y en adelante, la población es mayoritariamente clase media y en su mayoría seguidores de la oposición. Sin embargo la forma en que fueron cercados dejó claro un factor que nadie pareciera apreciar o intencionalmente se ha dejado de lado: este grupo carecía de una base social que permitiera un corretaje logístico y de información que, llegado el momento, les diera la oportunidad de evadir el cerco.
Estos datos demuestran que no solo el operativo fue preparado para capturar a un terrorista, o desarticular a un grupo armado improvisado. Quedó demostrado que los conocimientos de las artes militares de esta célula no eran de subestimarse, pues tenía capacidad para la lucha armada, la cual fue enfrentada de la misma manera, con un nivel de fuerza proporcional, haciendo uso del músculo necesario y no excesivo en medio de la guerra no convencional que enfrenta Venezuela.
Fuente: misión verdad/19/01/18
Compilador. William Castillo Pérez

¿Quién fue Óscar Pérez?

Óptica Socialista
Noticias nacionales
Óscar Pérez realizó acciones paramilitares en contra de instituciones gubernamentales, cercanas a residencias de civiles.

Óscar Pérez realizó acciones paramilitares en contra de instituciones gubernamentales, cercanas a residencias de civiles. | Foto: misionverdad.com

Publicado 17 enero 2018

El expiloto fue autor de un atentado aéreo con granadas y armas en julio de 2017, además ejecutó la "Operación David" contra un fuerte militar.

Las fuerzas militares de Venezuela, durante la operación Gedeón del pasado lunes, capturaron y ultimaron al terrorista y expiloto venezolano Óscar Pérez, quien era buscado por las autoridades de ese país tras cometer atentados, fraguar planes paramilitares y desestabilizadores en contra del Estado venezolano.
Desde la muerte de Pérez, que se hizo viral en las redes sociales, diferentes medios de comunicación y grupos opositores han intentado mitificar y victimizar la figura del hombre que lideraba la llamada "Operación David" y otros actos violentos, como parte de un proyecto terrorista financiado por los Estados Unidos para la activación de grupos armados de exterminio en el país suramericano, de acuerdo
 a denuncias de autoridades venezolanas.
En la operación para su captura hubo un fuerte enfrentamiento, que dejó también dos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana muertos: Andriun Domingo Ugarte Ferrera y Nelson Antonio Chirinos Cruz. 

¿Héroe, mártir o terrorista?  
El exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se encontraba prófugo, tras haber cometido atentados en un helicóptero (robado de la Base Aérea venezolana), con una granada en la sede del Ministerio Público, el Tribunal Supremo de Justicia, donde funcionada un preescolar, el 27 de junio de 2017.
Pérez, en conjunto con el exoficial militar Juan Carlos Caguaripano, arremetieron contra el Fuerte Militar Paramacay en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, zona  residencial en la que se encontraban cientos de familias, quienes se vieron afectados por el hecho. Se trató de la llamada  "Operación David".
Óscar Pérez fue abatido tras un fuerte enfrentamiento en el que también murieron oficiales de la policía nacional, en el lugar donde se encontraba refugiado. Foto:  misionverdad.com

Asimismo, el pasado 19 de diciembre participó en el robo armado de una sede de la Guardia Nacional Bolivariana, en San Antonio de los Altos, estado Miranda.
Además, se le atribuye la constitución de una célula terrorista, que estaría planificando ataques paramilitares, desde hace más de tres meses en contra del Gobierno y la sociedad civil.
Operación Gedeón: Fin del terrorismo
La madrugada del pasado 15 de enero, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB),  la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DIGCIM) y la Policía Militar, cercaron el sitio donde se encontraba el grupo terrorista tras meses de investigación.
El expiloto fue abatido después de abrir fuego contra los agentes de policía, en una zona estratégica del Junquito, a las afueras de la ciudad capital, donde se encontraba con su cómplices, José Alejandro Díaz Pimentel, enjuiciado por los delitos de homicidio y robo armado, Roberto Perales Jiménez, exfuncionario regional investigado por homicidio y robo a un banco y Abraham Noe Lugo Ramos, enjuiciado por  homicidio simple.
“Los actos cometidos por estos elementos generadores de violencia obedecen a actos terroristas”, acciones condenadas en la Carta Magna venezolana, apuntó el ministro de Interior Justicia y Paz de Venezuela Néstor Reverol, tras la captura del grupo, buscado hace meses por la justicia venezolana.
Pérez se encargó de grabar el enfrentamiento, difundido en las redes sociales en tiempo real.
imposición de un falso "héroe"
Tras el hecho, diferentes medios nacionales e internacionales mostraron la imagen de Óscar Pérez como un héroe de la oposición venezolana y redujeron sus crímenes a actos de "rebeldía" contra el gobierno.
La mayoría de los portales informativos reseñaron la muerte como el resultado de una supuesta persecución directa de fuerzas del gobierno, cuando se trató de un fuerte enfrentamiento, en el que funcionarios venezolanos también perdieron la vida, como fue informado por el ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, y otras autoridades del país.
El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, condenó los hechos perpetrados por el grupo terrorista, ya desmantelado, y a cualquier acción terrorista en contra del país.
Cabello, además, aseguró que Pérez y sus cómplices se encontraban organizando un ataque con coche-bomba contra la embajada de Cuba en Caracas.

Fuente: teleSur/19/01/18
Compilador. William Castillo Pérez

jueves, 18 de enero de 2018

Transportistas debaten propuestas para el Plan de la Patria

Óptica Socialista
Noticias nacionales


Caracas, 18 Ene. AVN

Más de 3.000 trabajadores del sector transporte discuten este jueves las propuestas a incluir en elPlan de la Patria 2019-2015, en el Poliedro de Caracas. 

"Aquí estamos con todos los transportistas haciendo sus aportes, su contribución para lo que consideramos nosotros es el camino que debemos construir juntos, y por eso el Poliedro está rebosado de alegría, de entusiasmo y, sin duda alguna, vamos a salir adelante con la participación de todos", destacó el viceministro de Transporte, Claudio Farías, en un contacto con Venezolana de Televisión. 

En la jornada de este jueves se establecerán 
cinco mesas, en las que los transportistas podrán para hacer propuestas en las áreas: económica, social, política, cultural y territorial, reafirmó el viceministro. 

El constituyente del sector transporte Édinson Alvarado indicó que presentarán propuestas para fortalecer laMisión Transporte, programa social lanzado por el presidente Nicolás Maduro para optimizar este servicio y que incluye acciones como la protección social de los trabajadores y la venta a precios justos de repuestos, cauchos y otros insumos.


Alvarado señaló que la intención es que este sector eleve propuestas que contribuyan al fortalecimiento de la producción en éste ámbito, "para combatir la guerra económica y preservar la paz".

El pueblo discute y plantea sus propuestas desde el pasado 6 de enero para la construcción delsegundo Plan de la Patria, que tiene como principal objetivo contribuir a la atención de las necesidades de todos los venezolanos e impulsar el desarrollo del país de cara al período 2019-2025. 


Foto: Fausto Torrealba, AVN
Fuente: AVN/18/01/18
Compilador. William Castillo Pérez

De Daktari a Óscar Pérez: El uso de la carta paramilitar contra Venezuela. Por misionverdad.com

Óptica Socialista
Noticias nacionales

La captura de más de 100 paramilitares en la finca Daktari en el año 2004 es el hecho icónico que permite comenzar a pensar el conflicto venezolano a partir de la infiltración y emergencia interesada de células armadas como instrumento político. Si en buena medida sus contornos han cambiado de forma desde ese momento hasta acá, el mayor grado de riesgo de un escenario político de injerencia frontal también lo ha hecho.

Plan Colombia, un fenómeno importado y la frontera

Durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, Colombia vivió un proceso de reconfiguración de su territorio debido al desplazamiento forzado de más de 2 millones de personas (en su mayoría de carácter rural/campesino) que produjo la ocupación y ofensiva militar del Plan Colombia y el paramilitarismo. 
Lejos de resolver algo, aunque tampoco ese era el interés inicial, el negocio de la guerra se amplía al igual que sus mecanismos y canales de financiamiento, los que le dan existencia: narcotráfico, comercio de armas, criminalidad económica, etc.
La frontera venezolana recibe los primeros impactos de un fenómeno con rasgos transnacionales y transfronterizos, sustentados por un Estado fallido que entregó su seguridad interna a Estados Unidos y determinado, principalmente, por la importancia que tiene para este último la cocaína que ahí se produce y exporta; una balanza que a su vez inclina a favor el aumento en la demanda de armas. El narcotráfico también tiene su geopolítica.
Ese proceso de conquista sui géneriscuyo resultado fue la depredación progresiva, también sui géneris, de la vida económica y social de la frontera, trajo consigo el afianzamiento de grupos armados que pasaron a controlar rutas de contrabando, venta de armas y narcotráfico. La empresa de la guerra en Colombia marca USA creció sobremanera y buscó en Venezuela instalar su filial, expansión que dio además un nuevo carácter a la clásica delincuencia organizada en Venezuela bajo una economía ilegal trazada a partir del narcotráfico, el contrabando, el sicariato… y a futuro, de la violencia política.
Tratándose de una empresa, entonces, era natural que la necesidad de un aparato de seguridad privado, en este caso el paramilitarismo, haya adquirido formas como brazo ejecutor del neoliberalismo, toda vez que disputa al Estado el control social sobre el territorio. Y eso aplica tanto para Colombia como para Siria.
Esta penetración configuró la importación progresiva de ese ejército privado en suelo local, pero también su forma de moldear una cultura de la violencia específica en Venezuela, plantándose como empresa más allá de lo meramente delictivo. Por el hecho de tener esa cualidad privada, es que grandes intereses políticos pueden echar mano y utilizarlo. Es cuestión de asumir el riesgo de dicha inversión.
El paramilitarismo no es un fenómeno venezolano, las bandas y referentes del crimen organizado no nacieron espontáneamente, sus formas de administración de castigo y control social sobre ciertos territorios tampoco lo aprendieron en Internet; es consecuencia de la geopolítica de la guerra de Estados Unidos a través de Colombia, de la cual también son víctimas los colombianos. Estar al lado del principal productor de cocaína del mundo y del principal mercado de armas de la región se dice fácil, precisamente en ese detalle está la razón de ser de que el paramilitarismo sea utilizado como herramienta política en Venezuela y que como fenómeno tenga las implicaciones que tiene. 

Daktari, modus operandi y la vía armada

El hecho de la finca Daktari en su momento dio dimensión de hasta dónde se estaba dispuesto a llegar para sacar al chavismo del poder, de hasta dónde se habían corrido los límites. Fue un año donde el país se encontraba movilizado por la agenda del referendo revocatorio impulsada por el antichavismo, quien buscaba consolidar una victoria política luego del golpe/paro/sabotaje de meses anteriores.
Los hechos y sus vinculaciones políticas y empresariales son harto conocidas; más de 100 paramilitares contratados, y vinculados a agentes infiltrados dentro de la fuerzas de seguridad y empresarios, daban la medida de un modus operandi que se ha repetido inercialmente durante los últimos años: a medida que se pierden batallas políticas, recurren al plomo; a medida que se pierden las batallas callejeras (guarimbas), donde también apelan al plomo, recurren a los sicariatos y asesinatos políticos. Y para ello solo falta quien ponga la plata sobre la mesa y quien mueva los resortes (piense en la CIA), y quien desde la tribuna política y mediática sea cómplice en desvirtuar, negar o legitimar lo que de allí resulte.
Dependiendo de ese contexto más general es que adquiere visibilidad en qué momento se apela a células armadas (germen de los ejércitos privados) para intensificar la violencia callejera, o cuando, en circunstancias de reflujo, se emplea con fines selectivos como asesinatos políticos. Después del icónico hecho de la finca Daktari se han evidenciado las múltiples formas de aplicación de este instrumento, resaltando los periodos de guarimba como escuelas o centros de entrenamiento, donde también se intenta posicionar grupos armados (disfrazados de "manifestantes", por supuesto) para escalar la confrontación.
Las guarimbas de 2017 describieron bastante bien que las molotvs y escudos hechos de latón eran herramientas de márketing que difuminaba -para la prensa mundial- el secuestro y control de urbanizaciones, el uso de francotiradores y de armas de fuego en confrontaciones y la intención probada de llevar a cabo asesinatos contra personas por ser o parecer chavistas.
Existe una intención manifiesta de tantear la vía armada, tanto por actores internos como externos: el reconocimiento internacional del escenario de confrontación de las guarimbas, partera de células como la de Óscar Pérez y Juan Caguaripano, vino por parte de Estados Unidos y la Unión Europea principalmente.

Células armadas y el caso Libia

Luego de cerrado el ciclo de violencia política y armada en Venezuela, se suscitaron tres ataques armados. Uno dirigido contra la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, mientras niños que estudian en esa institución se encontraban adentro) y el Ministerio de Interior, Justicia y Paz desde un helicóptero donde se lanzaron granadas y ráfagas de disparos de alto calibre; y otros dos contra instancias de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el estado Carabobo (Fuerte Paramacay) y el estado Miranda (Comando de la Guardia Nacional Bolivariana, GNB). El fin era obtener armas para preparar un golpe a futuro y ganar capacidades, pero también imponer en la opinión pública una supuesta superioridad en términos tácticos y militares, además de un clima de terror. 
Con estos ataques dos células armadas (una de Óscar Pérez y otra del ex militar capturado Juan Caguaripano) pasaron a ser la nueva apuesta.
Una célula no es un fin en sí mismo, sirve como agrupamiento inicial de una estrategia superior dirigida a conformar un ejército paralelo: tras un proceso de infiltración y cooptación de fuerzas regulares para producir deserciones, se intenta darle forma y objetivo político. De esta manera ocurrió durante la "primavera árabe" que azotó Libia, donde los servicios de inteligencia de la OTAN lograron extraer oficiales del estamento militar para nutrir a los "rebeldes", bajo un marco narrativo global que ubicaba como única ruta con sentido práctico la agenda armada para salir de Gadafi. ¿Les suena?
Pérez y Caguaripano eran evidencia de esa intención (global pero adaptada a cada terreno) de "resolver" los conflictos a plomo y de infiltrar fuerzas de seguridad para conformar el germen de un ejército privado. En Venezuela la visibilidad de esta intención es aún mayor cuando se mide el asedio psicológico al que están sometidas la FANB, los recurrentes llamado de la oposición a "ponerse del lado de la Constitución" (eufemismo para llamar a la insurrección) y las infiltraciones detectadas a tiempo.
En tal sentido el desmantelamiento de estas dos células altamente peligrosas no sólo iba dirigido a revertir cualquier acto de sabotaje o terrorismo a futuro, según el constituyentista Diosdado Cabello se preparaban para hacer estallar un carro-bomba en la embajada de Cuba, sino también neutralizar posibles operaciones dentro de las fuerzas de seguridad. Este último punto es clave en cuanto a la anticipación con respecto a los servicios de inteligencia extranjeros que pudieran estar operando para reeditar a un Pérez o a un Caguaripano que, nuevamente, intenten dirigir al país por los derroteros de la guerra.

Medios, políticos estadounidenses y legitimación del paramilitarismo con otro nombre

Un componente fundamental que posibilita la legitimación y empatía con grupos armados son los medios de propaganda privados. Bajo la imposición de un alias globalizado (los "rebeldes"), se ha justificado desde las grandes empresas de la comunicación el caos y la mercenarización de conflictos, como en Medio Oriente luego de la "primavera árabe". Y "rebeldes" son, justamente, todas las células terroristas o grupos armados que "emerjan" en territorios con gobiernos que no están alineados a Estados Unidos.
Venezuela no escapa de este tratamiento, ya durante las últimas guarimbas habían adelantado un cuadro narrativo para representar como "enfrentamientos entre manifestantes pacíficos contra militares armados" lo que realmente eran episodios de ultraviolencia, cortes de vías, disparos de francotiradores y saqueos contra comercios.
Sin embargo el alias "rebelde", una nomenclatura que signa un factor militar, se vio con claridad luego de que Óscar Pérez y su grupo cayeran abatidos en el enfrentamiento; medios internacionales y locales cartelizaron el tono y lo glorificaron como "el piloto que se rebeló contra Maduro", apelando a las brechas de desinformación que dejó el operativo, y sobre todo, a las voces más extremas del espectro político (María Corina Machado, Diego Arria, Antonio Ledezma, etc.) que dieron un respaldo frontal a Pérez.
Si bien ese alias ya denota en sí la intención de correr los límites del relato en pro de legitimar células armadas, ubicando a Pérez en la misma coordenada simbólica de organizaciones terroristas en Medio Oriente, otro dato prefigura los apoyos externos con los que cuenta la opción bélica: Marco Rubio, Otto Reich, Roger Noriega e Ileana Ros defendieron a Óscar Pérez y respaldaron sus acciones.
No se trata de simples congresistas o voceros políticos de Estados Unidos, sino de un sector que luego del ascenso de la Administración Trump ha alcanzado importantes niveles de influencia para configurar el marco de las relaciones exteriores EEUU hacia Venezuela. Resaltan los casos de Otto Reich y Roger Noriega, ambos operadores de la guerra sucia en Centroamérica y vinculados estrechamente a los servicios de inteligencia estadounidenses, a los que Marco Rubio, en su posición de senador, les da un empujón para que su limitada voz se escuche. Caso que también aplica para Luis Almagro, que aprovechando la ola desde su cuenta Twitter compartió el apoyo dado por ONGs financiadas por el Departamento de Estado, como Human Rights Watch.
En este punto es necesario recalcar lo obvio: el próximo atentado que planeaba la célula de Pérez, o la de Caguaripano antes de su desmantelamiento, estaría legitimado por estos actores políticos del Congreso estadounidense, los cuales han demostrado influencia en delimitar la política exterior hacia Venezuela. Marco Rubio e Ileana Ros incluso tienen acceso a cajas negras presupuestarias con las cuales podrían, incluso, otorgar financiamiento para no detener el entusiasmo, un dato ya de por sí bastante peligroso.
Esa prueba es más que suficiente para poner en contexto el operativo contra la célula de Pérez, pero sobre todo, como el paramilitarismo está sobre la mesa de quienes han adquirido una influencia relativa en la Casa Blanca para moldear el qué hacer con Venezuela.
Durante estos días se ha intentado mostrar a Óscar Pérez como un caso aislado, cuando en realidad representa una continuidad (aún no lograda) en el marco de la agenda paramilitar contra Venezuela.
Fuente: misiónverdad.com/18/01/18

Elecciones presidenciales en Venezuela: ¿Qué pasa si no participa la oposición?

Óptica Socialista
Noticias nacionales
    Para el abogado constitucionalista Enrique Tineo Suquet existen candidatos, pero no con pesos relevantes para la confrontación.

    Para el abogado constitucionalista Enrique Tineo Suquet existen candidatos, pero no con pesos relevantes para la confrontación. | Foto: AVN

    Publicado 16 enero 2018

    Para los expertos en materia política, la democracia en el país suramericano enfrentaría un reto de no haber confrontaciones en la contienda electoral.

    Ante la denuncia del mandatario Nicolás Maduro de que la oposición planea no participar en las elecciones presidenciales de este año, el abogado constitucionalista, Enrique Tineo Suquet, consideró que podría presentarse un proceso de abstención y esa acción atentaría contra la Carta Magna.
    "Negarse a acudir a unas elecciones presidenciales representa un reto para la democracia venezolana. Tenemos a una oposición sin ningún horizonte. Cómo es posible que en un país la oposición decida no tratar de ganar las elecciones para llevar a cabo su plan político, entonces,  ¿Qué le ofrecen a sus seguidores?", se preguntó el especialista en entrevista exclusiva para teleSUR.
    También cuestionó cómo la oposición del país suramericano decide ir a un proceso de diálogo y no a unas elecciones presidenciales.
    Tineo agregó que existen posibilidades de que los partidos de oposición que integran la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no presenten a un candidato; sin embargo, sostuvo que hay otros políticos que podrían lanzar su candidatura independiente.
    "Uno de ellos es el político con muchos años de experiencia Claudio Fermín y el empresario venezolano Lorenzo Mendoza. Un viejo sueño del empresariado venezolano, tener un presidente empresario. Lo intentaron con aquel que fue presidente del Banco Latino, Pedro Tinoco; en fin varias veces lo han intentado, pero han fallado" recordó.
    Para el abogado constitucionalista, existen candidatos, pero no con pesos relevantes para la confrontación. "El problema estaría que no hayan candidatos que se confronten", resaltó.
    Escenario cerrado
    En un reciente análisis, Jesús Guía,  presidente de la firma de encuestas y estudios políticos Datincorp,  señala que la oposición no cuenta actualmente con líderes ni partidos políticos lo suficientemente confiables para revertir la tendencia abstencionista de los últimos comicios.
    Para Guía el opositor más confiable es Leopoldo López  quien está inhabilitado y tiene nueve puntos porcentuales, luego de haber estado por encima de los 20 puntos. Del resto de los candidatos, el que más tiene no supera los dos puntos.
    En un escenario más cerrado, con solo los candidatos habilitados, los de más peso son los políticos de experiencia Henry Ramos Allup y Henri Falcón, pero ninguno de los tres supera los tres puntos.
    Mientras que el actual presidente de Venezuela y candidato a la reelección se mantiene con 20 puntos y el único solitario que podría derrotarlo sería el empresario Lorenzo Mendoza, que nunca ha dicho que tenga alguna intención de participar en la contienda electoral.
    Fuente: teleSur/18/01/18
    Compilador. William Castillo Pérez